China da un paso al frente, una nueva era se anuncia con la mediación entre Irán y Arabia Saudita

0
426
El máximo diplomático chino, Wang Yi, el secretario del Consejo Supremo de Seguridad Nacional de Irán, Ali Shamkhani, y el asesor de seguridad nacional de Arabia Saudí, Musaad bin Mohammed Al Aiban (Reuters)

M. K. Bhadrakumar

Red de Geografía Económica 523/23 | https://groups.google.com/g/redgeoecon/c/qm8upxuvlJA

14/03/2023

La reconciliación entre Irán y Arabia Saudita rompe la arquitectura estadounidense en el Medio Oriente. China ha probado con éxito un papel de un pacificador de proporciones históricas. El episodio se percibe como parte de una contundente derrota de la política injerencista de Estados Unidos.

El acuerdo anunciado el viernes en Pekín sobre la normalización de las relaciones diplomáticas entre Arabia Saudí e Irán y la reapertura de sus embajadas es un hecho histórico. Va mucho más allá de una cuestión de relaciones entre Arabia Saudí e Irán. La mediación de China significa que estamos presenciando un cambio profundo de las placas tectónicas en la geopolítica del siglo XXI.

El comunicado conjunto emitido el viernes en Pekín comienza diciendo que el acuerdo saudí-iraní se alcanzó “en respuesta a la noble iniciativa del presidente Xi Jinping”. El documento continúa afirmando que Arabia Saudita e Irán han expresado su “aprecio y gratitud” a Xi Jinping y al gobierno chino “por albergar y patrocinar las conversaciones y los esfuerzos que realizó para su éxito”.

El comunicado conjunto también mencionó a Irak y Omán por fomentar el diálogo entre Arabia Saudita e Irán durante 2021-2022. Pero lo destacado es que Estados Unidos, que ha sido tradicionalmente la potencia dominante en la política de Asia occidental durante casi ocho décadas, no está en la escena.

Sin embargo, se trata de la reconciliación entre las dos mayores potencias regionales en la región del Golfo Pérsico. La desaparición de EE.UU. denota una ruptura colosal de la diplomacia estadounidense. Y será una marca negra en el legado de política exterior del presidente Biden.

Pero Biden debe asumir la culpa por ello. Un fracaso tan catastrófico se debe en gran medida a su fervor por imponer sus dogmas neoconservadores como complemento del poderío militar de Estados Unidos y con la frecuente insistencia del propio Biden: “que el destino de la humanidad depende del resultado de una lucha cósmica entre la democracia y la autocracia”.

China ha demostrado que la hipérbole de Biden es delirante y choca con la realidad. Si la retórica moralista e irreflexiva de Biden enajenó en algún momento a Arabia Saudita, sus intentos de reprimir a Irán se encontraron con la obstinada resistencia de Teherán. Y, en el análisis final, Biden literalmente llevó tanto a Riad como a Teherán a buscar fuerzas compensatorias que los ayudaran a hacer retroceder la actitud opresiva y autoritaria estadounidense.

La humillante exclusión de Estados Unidos del centro de la escena política de Asia Occidental constituye un “momento Suez” para la superpotencia, comparable a la crisis que vivió el Reino Unido en 1956, que obligó a los británicos a sentir que su proyecto imperial había llegado a un callejón sin salida y que la antigua forma de hacer las cosas —poner a las naciones más débiles en línea con el liderazgo global— ya no iba a funcionar y solo conduciría a un ajuste de cuentas desastroso.

La parte asombrosa aquí es el poder mental, los recursos intelectuales y el «poder blando» que China ha puesto en juego para burlar a un trasnochado hegemónico. Estados Unidos tiene al menos 30 bases militares en Asia occidental, cinco solo en Arabia Saudita, pero ha perdido el manto del liderazgo. Ahora que lo pienso, Arabia Saudita, Irán y China hicieron su anuncio histórico el mismo día en que Xi Jinping fue elegido para un tercer mandato como presidente.

Lo que estamos viendo es una nueva China bajo el liderazgo de Xi Jinping trotando sobre una loma alta. Sin embargo, lo hace adoptando una postura modesta que no reclama laureles para sí mismo. No hay señales del ‘síndrome del Reino Medio’, contra el cual han advertido los propagandistas estadounidenses.

Por el contrario, para la audiencia mundial, especialmente para países como India, Vietnam, Turquía, Brasil o Sudáfrica, China ha ofrecido un ejemplo saludable de cómo un mundo multipolar democratizado puede funcionar en el futuro: de. cómo es posible anclar la diplomacia de las grandes potencias en políticas, comercio e interdependencia consensuales y conciliatorios y promover un resultado en el que todos salgan ganando.

Implícito en esto hay otro gran mensaje aquí: China como factor de equilibrio y estabilidad global. No son solo Asia-Pacífico y Asia Occidental quienes están observando. La audiencia también incluye África y América Latina; de hecho, todo el mundo no occidental que forma la gran mayoría de la comunidad mundial conocida como el Sur Global.

Lo que la pandemia y la crisis de Ucrania han sacado a la superficie es la realidad geopolítica latente: el Sur Global rechaza las políticas de neomercantalismo seguidas por Occidente disfrazadas de ‘internacionalismo liberal’.

Occidente persigue un orden internacional jerárquico. Nada menos que el jefe de política exterior de la UE, Josep Borrell, soltó esto recientemente en un momento de descuido con un toque de tono racista cuando dijo que «Europa es un jardín y el resto del mundo es una jungla”, una la jungla que podría invadir el jardín.

Mañana, China también podría estar desafiando la hegemonía estadounidense sobre el hemisferio occidental. El reciente documento del Ministerio de Relaciones Exteriores de China titulado ‘ La hegemonía estadounidense y sus peligros ‘ nos dice que Beijing ya no estará a la defensiva.

Mientras tanto, se está produciendo un realineamiento de fuerzas en el escenario mundial con China y Rusia de un lado y Estados Unidos del otro. ¿No transmite un gran mensaje que en la víspera del histórico anuncio en Beijing el viernes, el ministro de Relaciones Exteriores de Arabia Saudita, el príncipe Faisal bin Farhan Al Saud, aterrizó repentinamente en Moscú en una ‘visita de trabajo’ y se reunió con Asuntos Exteriores? Ministro Sergey Lavrov, que estaba visiblemente encantado?

Por supuesto, nunca sabremos qué papel habría jugado Moscú entre bastidores en coordinación con Beijing para construir puentes entre Riad y Teherán. Todos sabemos que Rusia y China coordinan activamente sus movimientos de política exterior. Curiosamente, el 6 de marzo, el presidente Putin mantuvo una conversación telefónica con el presidente de Irán, Ebrahim Raisi.

Audacia de la esperanza

Sin duda, la geopolítica de Asia occidental nunca volverá a ser la misma. Siendo realistas, ha aparecido el primer gorrión de la primavera pero el hielo se derritió a sólo tres o cuatro varas de la orilla. No obstante, los rayos del sol dan esperanza, señalando días más cálidos por venir.

Es concebible que Riyadh no acepte más los complots diabólicos tramados en Washington y Tel Aviv para resucitar una alianza contra Irán en el oeste de Asia. Tampoco está la posibilidad que Arabia Saudita ya no sea parte de un ataque estadounidense-israelí contra Irán.

Esto aísla gravemente a Israel en la región y deja a Estados Unidos sin dientes. En términos sustantivos, dispersa los febriles esfuerzos de la administración Biden para engatusar a Riad con los llamados Acuerdos de Abraham.

De manera significativa, un comentario del diario chino Global Times señaló con cierta audacia que el acuerdo entre Arabia Saudita e Irán “estableció un ejemplo positivo para otros temas candentes regionales, como la relajación y la solución del conflicto israelí-palestino. Y en el futuro, China podría desempeñar un papel importante en la construcción de un puente para que los países resuelvan problemas espinosos de larga data en el Medio Oriente, tal como lo hizo esta vez”.

De hecho, el comunicado conjunto emitido en Beijing dice: “Los tres países [Arabia Saudita, Irán y China] expresaron su entusiasmo por realizar todos los esfuerzos para mejorar la paz y la seguridad regionales e internacionales”. ¿China se sacó un conejo del sombrero? El tiempo dirá.

Sin embargo, por el momento, el acercamiento saudí-iraní ciertamente tendrá repercusiones positivas en los esfuerzos hacia un acuerdo negociado en Yemen y Siria, así como en la inestabilidad política en el Líbano.

Además, el comunicado conjunto enfatiza que Arabia Saudita e Irán tienen la intención de revivir el Acuerdo General de Cooperación en los Campos de Economía, Comercio, Inversiones, Tecnología, Ciencia, Cultura, Deportes y Juventud de 1998. En general, la estrategia de máxima presión de la administración Biden hacia Irán se ha derrumbado y las sanciones de Occidente contra Irán se están volviendo ineficaces. Las opciones políticas de Estados Unidos sobre Irán se han reducido. Dicho de otra manera, Irán gana profundidad estratégica para negociar con EE.UU.

La vanguardia de las sanciones estadounidenses radica en las restricciones sobre el comercio de petróleo de Irán y el acceso a los bancos occidentales. Es completamente concebible que una reacción violenta esté a punto de comenzar cuando Rusia, Irán y Arabia Saudita, tres de los principales países productores de petróleo y gas, comiencen a acelerar su búsqueda de mecanismos de pago sin pasar por el dólar estadounidense.

China ya está discutiendo tal acuerdo con Arabia Saudita e Irán. Las transacciones comerciales y económicas entre China y Rusia ya no utilizan el dólar estadounidense para los pagos. Es bien entendido que cualquier erosión significativa en el estatus del dólar como ‘moneda mundial’ no sólo significará la perdición de la economía estadounidense sino que paralizará la capacidad de EE.UU. para librar ‘guerras eternas’ en el exterior e imponer su hegemonía global.

La conclusión es que la reconciliación entre Arabia Saudita e Irán también es un precursor de su inducción como miembros BRICS en un futuro cercano. Sin duda, ya existe un entendimiento ruso-chino sobre este punto. La membresía BRICS de Arabia Saudita e Irán restablecerá radicalmente la dinámica de poder en el sistema internacional.

M. K. Bhadrakumar es un diplomático indio, con treinta años de carrera en el Ministerio de Asuntos Exteriores de su país, que ha sido embajador de la India en la antigua Unión Soviética, en Pakistán, en Irán, en Afganistán, en Corea del Sur, en Sri Lanka, en Alemania y en Turquía.