Asia Central es el principal campo de batalla en el Nuevo Gran Juego

0
192

Pepe Escobar

Red de Geografía Económica 1345/23 | https://groups.google.com/g/redgeoecon/c/ODuu2IQrBvY

Mientras Rusia y China sigan siendo las potencias políticas y económicas dominantes de la región, el corazón de Asia Central seguirá siendo un blanco de amenazas, sobornos y revoluciones de color de EE.UU y la UE. En la Heartland se desarrolla un choque geopolítico directo que enfrenta a EE. UU. contra Rusia y China

Desde Samarcanda, Uzbekistán – El Heartland histórico, o Eurasia Central, ya es, y seguirá siendo, el principal campo de batalla en el Nuevo Gran Juego, librado entre los Estados Unidos y la asociación estratégica China-Rusia.

El Gran Juego original enfrentó a los imperios británico y ruso a fines del siglo XIX y , de hecho, nunca terminó: simplemente se transformó en la entente entre EE.UU. y el Reino Unido contra la URSS y, posteriormente, entre EE.UU. y la UE contra Rusia.

De acuerdo con el juego geopolítico diseñado por Mackinder y conceptualizado por la Gran Bretaña imperial allá por 1904, The Heartland es el proverbial «pivote de la historia», y su papel histórico revigorizado en el siglo XXI es tan relevante como hace siglos: hoy, un impulsor clave de las economías emergentes y multipolaridad

Así que no es de extrañar que todas las grandes potencias estén trabajando en Heartland/Central Eurasia: China, Rusia, EE.UU., la UE, India, Irán, Turkiye y, en menor medida, Japón. Cuatro de cinco “stans” de Asia Central son miembros de pleno derecho de la Organización de Cooperación de Shanghai (OCS): Kazajstán, Uzbekistán, Kirguistán y Tayikistán. Y algunos, como Kazajstán, pronto pueden convertirse en miembros de BRICS+.

El modus operandi imperial privilegia -qué más- amenazas y ultimatums. Hace solo cuatro meses, los emisarios estadounidenses del Departamento de Estado, el Tesoro y la Oficina de Control de Asuntos Exteriores (OFAC) recorrieron el Heartland con un paquete completo de «regalos», como amenazas flagrantes o apenas disfrazadas. El mensaje clave: si usted » ayuda” o incluso comerciar con Rusia de cualquier manera, recibirá sanciones secundarias.

Las conversaciones informales con empresas en Samarcanda y Bukhara de Uzbekistán y los contactos en Kazajstán revelan un patrón: todos parecen ser conscientes que los estadounidenses no tendrán impedimentos para mantener el Heartland/Asia Central a punta de pistola.

Reyes de las antiguas rutas de la seda

Samarcanda, la legendaria «Roma del Este, es un lugar relevante en el Heartland donde se observa el juego de actual lucha de poder . Aquí estamos en el corazón de la antigua Sogdiana, la histórica encrucijada comercial entre China, India, Partia y Persia, un nodo inmensamente importante de las tendencias culturales Este-Oeste, el zoroastrismo y los vectores pre/post-islámicos.

Desde el siglo IV hasta el siglo VIII , fueron los sogdianos quienes monopolizaron el comercio de caravanas entre Asia Oriental, Asia Central y Asia Occidental, transportando seda, algodón, oro, plata, cobre, armas, aromas, pieles, alfombras, ropa, cerámica, vidrio, porcelana, adornos, piedras semipreciosas, espejos. Los astutos comerciantes sogdianos utilizaron la protección de las dinastías nómadas para solidificar el comercio entre China y Bizancio.

La élite meritocrática china, que razona en términos de ciclos históricos muy largos, es muy consciente de todo lo anterior: ese es un factor clave detrás del concepto New Silk Roads, conocido oficialmente como BRI (Belt and Road Initiative), como se anunció casi hace 10 años por el presidente Xi Jinping en Astana, Kazajstán. Beijing planea volver a conectarse con sus vecinos occidentales como el camino necesario hacia un mayor comercio y conectividad paneuroasiáticos.

Beijing y Moscú tienen enfoques complementarios en lo que respecta a las relaciones con el Heartland, siempre bajo el principio de cooperación estratégica. Ambos han estado involucrados en la seguridad regional y la cooperación económica con Asia Central desde 1998. La OCS establecida en 2001, es un producto concreto de la estrategia común Rusia-China, así como una plataforma para el diálogo continuo con Heartland.

Cómo reaccionan los diferentes “stans” de Asia Central es un problema de varios niveles. Tayikistán, por ejemplo, económicamente frágil y dependiente del mercado ruso es proveedor de mano de obra barata, mantiene oficialmente una política de “puertas abiertas” a todo tipo de cooperación, incluso con Occidente.

Kazajstán y los EE.UU. han establecido un Consejo de Asociación Estratégica (su última reunión fue a fines del año pasado). Uzbekistán y los EE.UU. tienen un “diálogo de asociación estratégica”, establecido a fines de 2021. La presencia empresarial estadounidense es muy visible en Tashkent, a través de un imponente centro comercial, sin mencionar a Coca-Cola y Pepsi en cada tienda del pueblo uzbeko.

La UE trata de mantenerse al día, especialmente en Kazajstán, donde más del 30 por ciento del comercio exterior ($39 mil millones) y las inversiones ($12.5 mil millones) provienen de Europa. El presidente de Uzbekistán, Shavkat Mirziyoyev, extremadamente popular por abrir el país hace cinco años, obtuvo $ 9 mil millones en acuerdos comerciales cuando visitó Alemania hace tres meses.

Desde el inicio del BRI hace una década, la UE, en comparación, invirtió alrededor de $ 120 mil millones en el Heartland: no está mal (40 por ciento de la inversión extranjera total), pero aún por debajo de los compromisos chinos.

¿Qué está tramando realmente Turquía?

El foco imperial en Heartland es, como era de esperar, Kazajstán, debido a sus vastos recursos de petróleo y gas. El comercio entre EE.UU. y Kazajstán representa el 86 por ciento de todo el comercio estadounidense con Asia Central, que el año pasado fue de $ 3.8 mil millones. Comparemos esa cifra con solo el 7 por ciento del comercio estadounidense con Uzbekistán.

Es justo argumentar que la mayoría de estos cuatro “stans” de Asia Central en la OCS practican una “diplomacia multifacética”, tratando de no atraer la ira imperial estadounidense. Kazajstán, por su parte, apuesta por la “diplomacia equilibrada”: eso es parte de su Concepto de Política Exterior 2014-2020.

En cierto sentido, el nuevo lema de Astana expresa cierta continuidad con el anterior, «diplomacia de múltiples vectores», establecido durante el mandato de casi tres décadas del ex presidente Nursultan Nazarbayev. Kazajstán, bajo la presidencia de Kassym-Jomart Tokayev, es miembro de la OCS, la Unión Económica de Eurasia (EAEU) y la BRI, pero al mismo tiempo debe estar alerta las 24 horas del día, los 7 días de la semana ante las maquinaciones imperiales. Después de todo, fue Moscú y la pronta intervención de la Organización del Tratado de Seguridad Colectiva (CSTO) liderada por Rusia lo que salvó a Tokayev de un intento de revolución de color a principios de 2022.

Los chinos, por su parte, tienen en un enfoque colectivo, solidificado, como reuniones de alto perfil como la Cumbre China-Asia Central 5+1, celebrada hace solo 3 meses.

Luego está el caso extremadamente curioso de la Organización de Estados Turcos (OET), anteriormente Consejo Turco, que une a Turquía, Azerbaiyán y tres “stans” de Asia Central, Kazajstán, Uzbekistán y Kirguistán.

El objetivo general de esta organización es “promover la cooperación integral entre los estados de habla túrquica”. El idioma turco no se ve mucho en Heartland, excepto en una extraña valla publicitaria que promociona productos turcos. Una visita a la secretaría en Estambul en la primavera de 2022 no arrojó exactamente respuestas sólidas, aparte de vagas referencias a “proyectos sobre economía, cultura, educación, transporte” y aduanas.

En noviembre pasado, en Samarcanda, la OET firmó un acuerdo “sobre el establecimiento de un corredor aduanero simplificado”. Es demasiado pronto para decir si esto sería capaz de fomentar una especie de mini Ruta de la Seda de Turkiye a través del Heartland.

Aún así, hay que estar atento a lo que se les ocurrirá a continuación. Su estatuto privilegia «desarrollar posiciones comunes sobre cuestiones de política exterior», «coordinar acciones para combatir el terrorismo internacional, el separatismo, el extremismo y los delitos transfronterizos» y crear «condiciones favorables para el comercio y la inversión».

Turkmenistán, el idiosincrásico «stan» de Asia Central que insiste con vehemencia en su absoluta neutralidad geopolítica, resulta ser un estado observador de la OET. También llama la atención un Centro de Civilizaciones Nómadas con sede en la capital de Kirguistán, Bishkek.

Resolviendo el enigma ruso-Heartland

Las sanciones occidentales contra Rusia terminaron beneficiando a bastantes jugadores de Heartland. Debido a que las economías de Asia Central están estrechamente vinculadas a Rusia, las exportaciones se dispararon, tanto como las importaciones de Europa.

Bastantes empresas de la UE se re-asentaron en Heartland después de abandonar Rusia, con magnates de Asia Central seleccionados que compraron activos rusos. Paralelamente, debido a la campaña de movilización de tropas rusas, podría decirse que decenas de miles de rusos relativamente ricos se mudaron al Heartland, mientras que una gran cantidad de trabajadores de Asia Central encontraron nuevos trabajos, especialmente en Moscú y San Petersburgo.

El año pasado, por ejemplo, las remesas a Uzbekistán se dispararon hasta la considerable cantidad de $16.9 mil millones: el 85 por ciento de esto (alrededor de $14.5 mil millones) provino de trabajadores en Rusia. Según el Banco Europeo para la Reconstrucción y el Desarrollo, las economías de Heartland crecerán un saludable 5,2 % en 2023 y un 5,4 % en 2024.

Ese impulso económico es claramente visible en Samarcanda: la ciudad es un sitio gigante de construcción y restauración. Amplios bulevares impecablemente nuevos están surgiendo por todas partes, complementados con exuberantes paisajes verdes, flores, fuentes y amplias aceras, todo limpio y reluciente. Ni vagabundos, ni drogadictos. Los visitantes de las metrópolis occidentales en decadencia están absolutamente atónitos.

En Tashkent, el gobierno uzbeko está construyendo un enorme e impresionante Centro de la Civilización Islámica, muy centrado en los negocios de toda Eurasia.

No hay duda de que el vector geopolítico clave en todo el Heartland es la relación con Rusia. El ruso sigue siendo la lengua franca en todas las esferas de la vida.

Comencemos con Kazajstán, que comparte una enorme frontera de 7.500 km con Rusia (sin embargo, no hay disputas fronterizas). De vuelta en la URSS, los cinco “stans” de Asia Central fueron, de hecho, denominados “Asia Central y Kazajstán”, porque una gran parte de Kazajstán se encuentra en el sur de Siberia Occidental y cerca de Europa. Kazajstán se ve a sí mismo como la quintaesencia de Eurasia: no es de extrañar que desde los años de Nazarbayev, Astana privilegie la integración de Eurasia.

El año pasado, en el Foro Económico de San Petersburgo, Tokayev le dijo personalmente al presidente ruso, Vladimir Putin, que Astana no reconocería la independencia de las Repúblicas Populares de Donetsk y Lugansk. Los diplomáticos kazajos siguen insistiendo que el país no pueden permitirse dejar afuera las inversiones occidentales y eludir las sanciones occidentales , aunque, en la sombra, eso es lo que sucede en muchos casos.

Kirguistán, por su parte, canceló los ejercicios militares conjuntos de la OCS “Strong Brotherhood-2022” programados para octubre del año pasado; cabe mencionar que el problema en este caso no era Rusia, sino un problema fronterizo con Tayikistán.

Putin ha propuesto establecer una unión de gas Rusia-Kazajstán-Uzbekistán. Por el momento, no ha pasado nada, y puede que no suceda.

Todos estos problemas deben ser considerados como contratiempos menores. El año pasado, Putin visitó los cinco “stans” de Asia Central por primera vez en mucho tiempo. Imitando a China, también celebraron una cumbre 5+1. Hoy los diplomáticos y empresarios rusos recorren las carreteras de Heartland a tiempo completo. Y no olvidemos que los presidentes de los cinco “stans” de Asia Central estuvieron presentes en el desfile de la Plaza Roja en Moscú el Día de la Victoria en mayo pasado.

La diplomacia rusa sabe todo lo que hay que saber sobre la gran obsesión imperial de sacar a los “stans” de Asia Central de la influencia rusa.

Esto va mucho más allá de la Estrategia oficial de EE.UU. en Asia Central, y ha alcanzado el estado de histeria después de la humillación de estadounidense en Afganistán y la inminente humillación de la OTAN en Ucrania.

En el frente crucial de la energía, muy pocos recuerdan hoy que el oleoducto Turkmenistán-Afganistán-Pakistán-India (TAPI), quedó reducido a TAP (India se retiró), fue una prioridad de la Nueva Ruta de la Seda estadounidense tramada en el Departamento de Estado y vendido por la entonces Secretaria de Estado Hillary Clinton en 2011.

No pasó nada práctico con ese pastel en el cielo. Lo que los estadounidenses lograron hacer, recientemente, fue frustrar el desarrollo de un competidor, el oleoducto Irán-Pakistán (IP), al obligar a Islamabad a cancelarlo: el primer logro del imperio después haber eliminado «legalmente» al ex primer ministro Imran Khan de la vida política de Pakistán.

Aún así, la saga TAPI (Pipelineista) está lejos de terminar. Con Afganistán libre de militares estadounidense, la rusa Gazprom, así como las empresas chinas, están muy interesadas en participar en la construcción de TAPI: el oleoducto sería un nodo estratégico BRI, vinculado al Corredor Económico China-Pakistán (CPEC) en el encrucijada entre Asia Central y del Sur.

El oeste colectivo ‘alienígena’

Por mucho que Rusia sea, y seguirá siendo, una moneda conocida en todo el Heartland, el modelo chino es insuperable como ejemplo de desarrollo sostenible capaz de inspirar una variedad de soluciones autóctonas para Asia Central.

Por el contrario, ¿qué tiene que ofrecer el Imperio? En pocas palabras: dividir y gobernar. A través de sus secuaces terroristas conocidos como ISIS-Khorasan, pretenden fomentar la desestabilización política en los nodos más débiles de Asia Central, desde el valle de Ferghana hasta la frontera entre Afganistán y Tayikistán, por ejemplo.

Los múltiples desafíos que enfrenta Heartland se han discutido en detalle en reuniones como la Conferencia de Asia Central de Valdai

El experto del Valdai Club, Rustam Khaydarov, puede haber acuñado la evaluación más concisa de las relaciones de Occidente con Heartland:

“El Occidente colectivo nos es ajeno tanto en términos de cultura como de cosmovisión. No hay un solo fenómeno o evento, o elemento de la cultura moderna, que pueda servir como base para una relación y acercamiento entre los EE.UU. y la Unión Europea por un lado y Asia Central por el otro. Los estadounidenses y los europeos no tienen idea de la cultura y la mentalidad o las tradiciones de los pueblos de Asia Central, por lo que no pudieron ni podrán interactuar con nosotros. Asia Central no ve la prosperidad económica junto con la democracia liberal de Occidente, que es esencialmente un concepto extraño para los países de la región”.

Teniendo en cuenta este escenario, y en el contexto de un Nuevo Gran Juego que se vuelve cada vez más incandescente, no es de extrañar que algunos círculos diplomáticos de Heartland estén muy interesados en una integración más estrecha de Asia Central en los BRICS+. Esto es algo que se discutirá en la cumbre BRICS en Sudáfrica la próxima semana.

La fórmula estratégica se lee como Rusia + Asia Central + Asia Meridional + África + América Latina, otra instancia más de integración del «Global Globe» (para citar a Lukashenko). Todo puede comenzar con Kazajstán convirtiéndose en la primera nación Heartland aceptada como miembro de BRICS+.

Después de eso, todo el mundo es un escenario de un Regreso revitalizado del Heartland en transporte, logística, energía, comercio, fabricación, inversión, infotecnología, cultura y, por último, pero no menos importante, en el espíritu de las Rutas de la Seda, viejo y nuevo, “intercambios de personas a personas”.